martes, 26 de enero de 2010

INAUGURACIÓN DEL PARQUE DE JUANITO GIL


En lo que va de legislatura el Grupo de Gobierno ASAVA-PP ha hecho efectiva una tarea consistente en reconocer la labor desarrollada a lo largo de su vida por personas que por una razón u otra han destacado a nivel popular, siendo por su labor diaria referente a nivel social. Cabe destacar la nominación e inauguración de las calles en reconocimiento a Teresita López, Paquito Vega o Miguel Martel.
La mayoría de los seres humanos aceptamos con bastante normalidad que somos causa de la historia y no consecuencia de la misma. Esto es, en la mayoría de las ocasiones solamente pensamos en que somos los protagonistas de nuestra construcción social y que la misma es nuestra obra y nos olvidamos frecuentemente que en realidad somos la consecuencia del esfuerzo, sacrificio y vivencias de todas aquellas generaciones que nos han precedido en el tiempo y que, con su devenir diario, han generado los factores en que actualmente nos desenvolvemos. Es lo que podríamos considerar como la pequeña historia de las sociedades, pero que en realidad es la única y auténtica historia del ser humano. Recordar que la Historia no la construyen los grandes hombres ni las grandes gestas, sino la acumulación de los pequeños esfuerzos de todos los protagonistas que por esta tierra han transitado.
Siguiendo esta línea argumental en estos días ha correspondido hacer efectivo el reconocimiento realizado a D. Juan Gil Gil, conocido en el barrio de La Barrera como Juanito Gil, en honor al cual se ha inaugurado un parque en la zona con su nombre.
Juanito Gil es una persona nacida de una familia humilde que después de sufrir diversos avatares en la Guerra Civil Española en donde aprendió a poner inyecciones, se convirtió en el practicante voluntario del barrio. A cualquier hora y lugar atendía a los vecinos que lo requerían para hacer curas o practicar algún pinchazo. Esta labor altruista le granjeó el respeto y cariño de muchos ciudadanos. Es por ello que el Grupo de Gobierno llevó a acuerdo plenario la designación antes reseñada, ya que es de justicia y de bien nacidos el dar la importancia necesaria a aquellas personas que trabajan de forma desinteresada por los demás. Personas que existen en todas las comunidades pero que suelen quedar en el anonimato, porque su fin tampoco es destacar debido a su humildad y no está de más que el resto de la sociedad los tengamos en cuenta valorándolos en su justa medida.