viernes, 3 de junio de 2011

ELECCIONES 2011

Mientras muchos se manifestaban en las plazas y calles de las ciudades españolas, pidiendo una “Democracia Real”, en la localidad de Valsequillo de Gran Canaria, se asistía a un mero trámite de toma de poder.

No importó lo que los valsequilleros/as opinasen para el futuro de su pueblo, porque en las esquinas, los votos se pagaban a 30€.

Tampoco importaron los gastos ni el tiempo de preparación de las elecciones, su ejecución, los actos de campaña, las horas perdidas en los colegios electorales. No importó nada de eso porque las elecciones estaban ganadas de antemano.

Lo indignante, es que esto se permita. Que se permita coaccionar a la gente, amenazarla, comprar los votos y, por parte de la junta electoral, contabilizar esos votos ilegales.

Si todo esto iba a ser así, podrían haber hecho una toma de poder directa. Sin marear a nadie. Sin hacer gastar más dinero a los contribuyentes, sin hacer gastar energía a los otros partidos políticos, sin hacer perder el tiempo a los participantes de la organización de los colegios electorales, y sin hacer creer a los votantes que existe la democracia.

Porque todo esto es una vergüenza y una pantomima. Y porque muchos ya no nos sentimos orgullosos de pertenecer a un pueblo tan auténtico como Valsequillo, que tras todo esto, despierta tras el 22 de mayo avergonzado y bajo un gobierno local caciquista.

Ahora sólo nos queda, como hicieron ya nuestros progenitores, coger el sacho y, con la boca cerrada, trabajar la tierra con la cabeza baja. Para sentir, como mínimo, que somos útiles para algo.
¡DEMOCRACIA REAL YA!